Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
22 octubre 2014 3 22 /10 /octubre /2014 22:17

Cuando observamos el cielo en una noche despejada y sin contaminación lumínica, vemos un cielo oscuro inmenso con incontables estrellas. Con un telescopio pequeño también podemos ver galaxias, nebulosas y planetas. Si observáramos el cielo con un detector de rayos X, veríamos muchos de estos mismos objetos celestes; pero además veríamos todo el cielo resplandeciendo. A este resplandor se le conoce como "fondo difuso de rayos X".

 

Aunque, para energías altas, la emisión difusa es ocasionada por fuentes puntuales demasiado lejanas y débiles para ser observadas de forma individual, el origen del resplandor de rayos X de baja energía ha sido motivo de controversia, incluso 50 años después de su descubrimiento. Este añejo debate se centra en si dichos rayos X de baja energía provienen de fuera de nuestro sistema solar, concretamente de una burbuja de gas caliente conocida como la burbuja local caliente y en cuyo interior está nuestro sistema solar y una porción del cosmos local, o si provienen de dentro del sistema solar, siendo originados cuando el viento solar choca con el gas difuso.

 

Nuevos hallazgos han resuelto esta controversia. Un estudio reciente, llevado a cabo por el equipo del físico Massimiliano Galeazzi, de la Universidad de Miami en Florida, Estados Unidos, y científicos de instituciones en este país y en Francia, muestra que la emisión proviene mayormente de la burbuja local caliente (integrada por plasma interestelar a un millón de grados de temperatura), y, como máximo, un 40 por ciento de la emisión se origina dentro del sistema solar.

 

[Img #22998]

 

Los nuevos resultados han zanjado una controversia de décadas de existencia sobre una "niebla" luminosa de rayos X de baja energía observada en todo el cielo, confirmando ahora la sospecha de que gran parte de este resplandor se genera por la acción de una inmensa burbuja, que alberga plasma interestelar a un millón de grados, y en cuyo interior está nuestro sistema solar y una porción del cosmos local. (Imagen: Centro Goddard de Vuelos Espaciales de la NASA)

 

Los resultados de esta investigación deberían por tanto zanjar el desacuerdo sobre el origen de dicha emisión de rayos X, y además confirman la existencia de la burbuja local caliente.

Compartir este post

Repost 0
Published by chaba
Comenta este artículo

Comentarios