Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
19 octubre 2014 7 19 /10 /octubre /2014 14:56

Imagine si en el futuro todas las brújulas apuntasen hacia el polo sur en vez de hacia el norte. No es tan extraño como suena. El campo magnético de la Tierra se ha invertido, si bien no de un día para otro, muchas veces a lo largo de la historia del planeta. Este campo magnético, como el de un típico imán con forma de barra, mantiene casi la misma intensidad durante miles o incluso millones de años. Sin embargo, por razones del todo desconocidas, en ocasiones se debilita e invierte su dirección. Se venía asumiendo que un cambio de este tipo es un proceso que dura varios miles de años.

 

Ahora, un nuevo estudio hecho por un equipo de científicos de Italia, Francia y Estados Unidos, demuestra que la última inversión magnética de hace 786.000 años ocurrió en realidad muy rápido, en menos de 100 años, aproximadamente un vida humana.

 

El descubrimiento hecho por el equipo de Paul Renne y Courtney Sprain, de la Universidad de California en Berkeley, Estados Unidos, y Leonardo Sagnotti del Instituto Nacional de Geofísica y Vulcanología de Roma, en Italia, llega en un momento en el que hay evidencias de que la intensidad del campo magnético terrestre está disminuyendo 10 veces más rápido que lo normal, llevando a los geofísicos a predecir su inversión en el plazo de unos pocos miles de años.

 

Aunque una inversión magnética es un fenómeno de importancia capital y alcance planetario, no existen catástrofes documentadas asociadas con inversiones previas, a pesar de que se ha investigado mucho en el registro geológico y el biológico. Hoy en día, sin embargo, tal inversión podría potencialmente causar estragos en nuestras redes de suministro eléctrico, generando corrientes que podrían desactivarla.

 

[Img #22938]

 

El “polo norte”, es decir, la dirección del norte magnético, se invirtió hace cerca de un millón de años. Este mapa muestra cómo, a partir de hace 789.000 años, el polo norte se paseó alrededor de la Antártida durante varios miles de años antes de ubicarse, hace 786.000 años, en la orientación que conocemos hoy, con el polo norte magnético en algún lugar en el Ártico. (Imagen: UC Berkeley)

 

Y dado que el campo magnético de la Tierra protege a la vida frente a las partículas energéticas del Sol y de los rayos cósmicos, que son capaces de provocar mutaciones genéticas, un debilitamiento o pérdida temporal de este escudo antes de una inversión estable nos dejaría más expuestos a tales partículas, con el resultado de un riesgo muchísimo mayor que el actual de padecer cáncer, lo que nos obligaría a salir a la calle enfundados en trajes protectores y a tomar otras medidas nunca antes vistas. El peligro para la vida sería aún mayor si las inversiones fueran precedidas por largos períodos de comportamiento magnético inestable.

Compartir este post

Repost 0
Published by chaba
Comenta este artículo

Comentarios