Imagen tomada por la Viking 2 el 02 de noviembre 1976 Al fondo se observan las rocas de Utopia Planitia. Crédito: NASA

Un nuevo análisis de los datos tomados hace 36 años, muestran que la NASA encontró vida en Marte, según concluye un equipo internacional de matemáticos y científicos en un artículo publicado esta semana.

Además, la NASA no necesita una expedición humana a Marte para confirmar este descubrimiento, según comento Joseph Miller, neurofarmacólogo y biólogo de la Universidad Keck School of Medicine de California.

“La prueba final consistiría en tomar una muestra marciana, colocarla en un microscopio y ver como se mueven las bacterias”, comento Miller. “Sobre la base de lo que hemos conseguido y observado hasta ahora, diría que estoy un 99 por ciento seguro de que hay vida allí”, agregó.

La confianza de Miller proviene en parte de un nuevo estudio en el que se volvieron a analizar los resultados de un experimento de detección de vida llevado a cabo por robots Viking de la NASA en la superficie de Marte en 1976.

Los investigadores recuperaron los datos en bruto recabados por el ‘Labeled Release Experiment’, que busco señales de metabolismo microbiano en muestras del suelo y procesados ​​por las dos sondas Viking. El consenso general de los científicos fue que el experimento descubrió actividad geológica, pero no actividad biológica.

El nuevo estudio adopto un enfoque diferente. Los investigadores examinaron de nuevo estos mismos datos, siempre con las copias impresas realizadas por los investigadores originales, analizando la complejidad de los resultados. Dado que los sistemas vivos son más complicados que los procesos no biológicos, la idea era observar los resultados del experimento de un punto de vista puramente matematico.

Encontraron una estrecha correlación entre la complejidad de los resultados del experimento de las Viking y los conjuntos de datos biológicos terrestres. El alto grado de complejidad encontrado es más característico de la diversidad biológica que de procesos puramente físicos.

Los críticos responden que el método aún no ha demostrado su eficacia para diferenciar entre los procesos biológicos y no biológicos en la Tierra por lo que es prematuro sacar conclusiones.

“Lo ideal sería utilizar esta técnica con datos de Marte, quisiera mostrar que la técnica ha sido bien calibrada y bien establecida en la Tierra, la necesidad de hacerlo aquí es clara, en Marte no tenemos forma de comprobar el método, mientras que en la Tierra podemos hacerlo y realizar las modificaciones necesarias”, comento el científico planetario y astrobiólogo Christopher McKay, del Centro Ames de Investigación de NASA en Moffett Field, California.

Si bien, estas conclusiones no son finales, Miller dice que los resultados cuestionan la afirmación popular de que las Viking no encontraron vida.

También se están volviendo a analizar los datos para ver si hay variaciones en la luz del sol, que podría haber sido bloqueada por una tormenta de polvo, que en Marte suelen durar semanas, con la idea de que los sistemas biológicos habrían actuado de manera diferente a los cambios ambientales que los geológicos. Los resultados de la investigación se espera que sean presentados en Agosto.

La investigación se publica en línea en la revista International Journal of Ciencias Aeronáuticas y Espaciales.