Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
9 agosto 2011 2 09 /08 /agosto /2011 15:14

El origen de la vida en la Tierra sí pudo surgir de una fuente espacial, al menos eso lo confirma el primer hallazgo de científicos de la agencia espacial estadounidense de nucleótidos, las moléculas base que forman al ADN, en meteoritos y cometas que analizó el equipo del Centro Aeroespacial Goddard.

"Se han descubierto componentes de ADN en meteoritos desde 1960, pero los investigadores no estaban seguros si realmente provenían del espacio o si se encontraban en estas piezas por contaminación de vida terrestre. Por primera vez, tenemos tres líneas que nos dan confianza para afirmar que estos bloques constructores de ADN se crearon en el espacio", dijo Michael Callahan autor principal del artículo que habla del hallazgo y se publica en la revista especializada Proceedings of the National Academy of Sciences.

El descubrimiento muestra que las reacciones químicas que ocurren en asteroides y cometas son capaces de generar nucleótidos, la base para que se formen moléculas biológicas, destacó la NASA en su página web.

El equipo del Centro Goddard detectó guanina y adenina, dos bases de ADN, en 12 meteoritos recolectados en la Antártida, así como hipoxantina y xantina, que no forman a esta macromolécula pero que actúan en otros procesos biológicos.

Además en dos meteoritos encontraron por primera vez trazas de tres moléculas relacionadas con bases nitrogenadas: purinas, 2,6 diaminopurina-, y el 6,8 diaminopurina; los dos últimos casi no se usa en la biología. Estos compuestos tienen cómo núcleo el mismo de las nucleobases, pero con una estructura de agregados, informó la NASA.

Estas moléculas nucleobase relacionados, llamados análogos de nucleobase, son las que proporcionan, por primera vez, evidencia de que los compuestos en los meteoritos vinieron del espacio y no de la contaminación terrestre.

"No se espera ver estas nucleobases análogas si provinieran de contaminantes de vida terrestre, porque no son comunes. Sin embargo si su fuente son asteroides que se comportan como fábricas químicas de materiales prebióticos, sí se pude esperar que produzcan muchas variantes de bases nitrogenadas, no sólo biológicas, debido a la gran variedad de ingredientes y condiciones de cada asteroide", dijo Callahan.

¿Cómo están tan seguros?

La segunda evidencia que confirma la hipótesis de los investigadores de la NASA de que las moléculas provienen del espacio es que el equipo también analizó hielo de la Antártida donde la mayoría de los meteoritos analizados se encontraron, con los mismos métodos utilizados en los meteoritos.

Las cantidades de las dos bases nitrogenadas, además de hipoxantina y xantina, que se encuentra en el hielo eran mucho más bajos - partes por trillón - que en los meteoritos, donde se presentan generalmente en varias partes por mil millones.

Más importante aún, ninguno de las nucleobases análogas se detectaron en la muestra de hielo. Uno de los meteoritos con nucleobase moléculas análogas cayó en Australia, y el equipo también analizó una muestra de tierra recogida cerca del lugar de caída. Al igual que con la muestra de hielo, la muestra de suelo no tenía ninguna de las moléculas de nucleobase analógicos presentes en el meteorito.

Además los investigadores produjeron en el laboratorio las bases nitrogenadas, tanto las biológicas como las análogas, asemejando la posible reacción que ocurrió en estos cuerpos celestes.

"En el laboratorio, un conjunto idéntico de bases nitrogenadas y los análogos de nucleobase se generaron en las reacciones químicas no biológicas que contienen cianuro de hidrógeno, amoníaco y agua. Esto proporciona un mecanismo plausible para su síntesis en el cuerpo asteroide padre, y apoya la idea de que son extraterrestres. De hecho, parece que hay una clase de "Ricitos de Oro" de meteoritos, la llamada CM2 meteoritos, donde las condiciones son las adecuadas para hacer más de estas moléculas", dijo Callahan.

 

 

VIDEO

 

 


 

 

Compartir este post

Repost 0
Published by chaba
Comenta este artículo

Comentarios