Los astrónomos de la misión Kepler en la NASA detectaron por primera vez dos planetas del tamaño de la Tierra que orbitan una estrella fuera del Sistema Solar, lo que calificaron como "un hito en la búsqueda de mundos extraterrestres".

"Después de casi tres años, el observatorio orbital Kepler ha confirmado la existencia de planetas que orbitan estrellas", dijo en una conferencia telefónica Nick Gautier, del Laboratorio de Propulsión de la NASA en Pasadena, California.

Los dos planetas, bautizados Kepler-20e y 20f, son los más pequeños hallados hasta ahora en una órbita en torno a una estrella fuera de nuestro sistema solar y uno de ellos tiene un diámetro 3% menor que el de la Tierra, mientras que el otro es 3% mayor.

Ambos orbitan la estrella Kepler-20, un astro de tipo G levemente más frío que el Sol y ubicado a casi mil años luz de la Tierra en la constelación Lira, señalaron los científicos.

Los investigadores creen que estos planetas tienen una composición rocosa, de manera que sus masas deben de ser entre 2.7 menos y 3 veces más que la masa de la Tierra.

Kepler-20e completa una orbita alrededor de su estrella cada 6.1 días terrestres, mientras el Kepler-20f cada 19.6 días. El periodo tan corto explica que son muy calientes y por tanto, inhóspitos mundos. Kepler-20f tiene una temperatura de 800 grados Fahrenheit y el 20-e más de mil 400.

Dado a sus altas temperaturas y la proximidad de sus órbitas a su Sol, los planetas no se encuentran en la llamada zona habitable, que indica si pudiera existir agua líquida en su superficie y por lo tanto sostener vida similar a la que conocemos en la Tierra.

Buscando Tierras

David Charbonneau, profesor de astronomía en la Universidad Harvard, explicó que, en realidad, los astrónomos han encontrado cinco planetas.

"En nuestro Sistema Solar hay ocho planetas rocosos, ubicados más cerca del sol, y otros más gaseosos, ubicados más lejos. En el sistema de la Kepler-20 los planetas están alegremente mezclados: el primero que se encuentra es parecido a Neptuno, el siguiente es rocoso, el siguiente Neptuno, el otro rocoso... uno grande y uno chico, uno grande y uno chico, uno grande... y todos orbitan dentro de la distancia que Mercurio orbita al Sol", dijo Gautier.

La misión Kepler tiene el objetivo de encontrar planetas de tamaño similar a la Tierra dentro de nuestra galaxia, la Vía Láctea. El telescopio espacial detecta los cambios de luz en las estrellas y los tiempos en los que se modifican para saber si ahí hay planetas-

El descubrimiento que se publicó en el último número de la revista científica Nature abre nuevas posibilidades para hallarlos.

"Este descubrimiento demuestra por primera vez que hay planetas similares a la Tierra alrededor de otras estrellas y que somos capaces de encontrarlos", dijo Francois Fressin del Centro de Astrofísica Harvard-Smithsoniano.