Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
16 septiembre 2011 5 16 /09 /septiembre /2011 00:40

La NASA  juega a la Guerra de las Galaxias y todo el mundo le seguimos el juego. Pero, claro, todos coincidirán en que tener noticia de un planeta que gira en torno a dos soles muy diferentes, uno más pequeño y el otro más grande, es demasiado parecido al Tatooine de la saga cinematográfica de George Lucas como para no hacer mención. Más aún, los responsables de comunicación de la misión Kepler, un telescopio que busca planetas extrasolares, han invitado incluso a la rueda de prensa a un responsable de Industrial Light & Magic, la empresa de efectos especiales que creó el mismo Lucas. El círculo se cierra y la ciencia se convierte en espectáculo.


La nota de prensa de NASA, a la que acompaña esta imagen artística del nuevo planeta descubierto por el Kepler,  habla precisamente de los 30 años de Star Wars, y de cómo este planeta tendrá esos dos soles fantásticos. Y en la noticia de El Mundo que firma Teresa Guerrero están todos los datos. Pero las semejanzas acaban ahí, aunque el efecto multiplicador de mencionar a una peli como la de George Lucas, y vincular así a los millones de frikis que en el mundo son, funciona a las mil maravillas. Lo cierto es que este planeta no está en "una galaxia muy muy lejana" sino a unos 200 años luz de nosotros. Pero lo más relevante es que Kepler-16b no es un planeta que se sitúe en la región de habitabilidad del sistema estelar.
Lo importante, desde el punto de vista astronómico, es que se confirma un escenario que la gravitación permite, al menos teóricamente, pero que no se había comprobado hasta ahora. Cualquier estudiante de física que haya sufrido con las complejidades del "problema de los tres cuerpos" sabe que cuando uno intenta describir las órbitas de un cuerpo en torno a otros dos (como lo es este planeta en órbita en torno a dos soles) se encuentra con unas cuantas complicaciones, entre otras que es difícil tener una órbita estable. Por eso, en los textos clásicos sobre planetas en torno a otras estrellas se había considerado que sería más sencillo encontrar planetas en torno a estrellas "solteras", sin compañeras en sistema binarios o múltiples. En cualquier caso, si un planeta está lo bastante lejos de las estrellas (que a su vez estarán más cercanas que esa distancia promedio) la órbita es más sencilla, pero sobre todo más probablemente estable, un requerimiento para que un planeta pueda formarse a lo largo de cientos de millones de años por acrecentamientos. Kepler-16b confirma que estos modelos teóricos tienen ya una comprobación ahí fuera.
Cualquier amante de la ciencia ficción conoce a Tatooine, y a otros mundos que los escritores fueron imaginando así, con dos o más soles. Personalmente, me quedo con Thra, el planeta que orbitaba en torno a tres soles tres, en la película Cristal Oscuro de Jim Henson. Imagino que, si Kepler descubre un mundo así no dudarán en invitar a alguno de los teleñecos a la rueda de prensa que menos¡

Compartir este post

Repost 0
Published by chaba
Comenta este artículo

Comentarios