Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
14 julio 2011 4 14 /07 /julio /2011 23:08

En el corazón de la mayoría de las galaxias grandes se esconde un agujero negro supermasivo con una masa millones o, en ocasiones, miles de millones de veces mayor que la del sol. En muchas galaxias, incluyendo la Vía Láctea, el agujero negro central es tranquilo. Sin embargo, en otras galaxias, sobre todo al principio de la historia del universo, este gran monstruo absorbe una gran cantidad de material que emite radiaciones intensas a medida que este es arrastrado hacia el agujero negro.
Un misterio sin resolver es el origen del material que "despierta" un agujero negro provocando violentos estallidos en el centro de una galaxia. Hasta ahora, muchos astrónomos pensaban que la mayoría de estos núcleos activos se originaban tras la fusión de dos galaxias, o cuando una galaxia se acercaba a otro y el material desprendido se convertía en combustible para el agujero negro central. Sin embargo, los nuevos resultados indican que esta idea puede ser incorrecta en el caso de muchas galaxias activas. Estos resultados serán publicados en 'The Astrophysical Journal'.
Así, Viola Allevato (del Excellence Cluster Universe, Max-Planck-Institut für Plasmaphysik en Garching, Alemania) y un equipo internacional de científicos, en colaboración con COSMOS, han examinado en detalle más de 600 de estas galaxias activas en un extenso estudio llamado "COSMOS field" (en la imagen).
Los astrónomos observaron que los núcleos activos extremadamente brillantes eran escasos, mientras que la mayor parte de las galaxias activas en los últimos 11.000 millones años son solo moderadamente brillante. Pero encontraron algo sorprendente: los nuevos datos mostraron que la mayoría de los núcleos de estas galaxias, activos y poco brillantes, no fueron provocados por fusiones entre galaxias.
La presencia de los núcleos galácticos activos es revelada por los rayos X emitidos desde el agujero negro, recogidos por el telescopio de la European Space Agency (ESA), el XMM-Newton. Estas galaxias fueron observadas posteriormente a través del Very Large Telescope de ESO (European Southern Observatory), capaz de medir la distancia hasta las galaxias. Combinadas, las observaciones han permitido al equipo realizar un mapa tridimensional que muestra dónde se encuentran las galaxias activas.
"Hemos tardado más de cinco años, pero hemos sido capaces de ofrecer uno de los inventarios más grandes y completos de las galaxias activas", ha explicado Marcela Brusa, una de las autoras del estudio. Los astrónomos podrán usar este nuevo mapa para saber cómo se distribuyeron las galaxias activas y comparar estos datos con predicciones teóricas. También se podrá observar cómo ha cambiado esta distribución en el tiempo, desde hace 11.000 millones de años hasta nuestros días.
El equipo de investigadores observó que los núcleos activos se encuentran principalmente en grandes galaxias masivas con una gran cantidad de materia oscura. Este hecho no se correspondía con la predicción teórica, ya que si los núcleos más activos fueron consecuencia de las fusiones y las colisiones entre galaxias, se esperaba que éstos residieran en galaxias de masa moderada (alrededor de un billón de veces la masa del Sol). El equipo encontró que los núcleos más activos residen en galaxias con masas 20 veces mayores que el valor predicho por la teoría de fusión.
"Estos nuevos resultados nos dan una nueva visión de cómo un agujero negro supermasivo comienza a absorber materia", ha explicado Viola Allevato, autora principal del artículo. "Los datos indican que los agujeros negro se alimentan a través de procesos dentro de la galaxia, como inestabilidades de disco y explosiones estelares, y no de las colisiones de galaxias".
Por su parte, Alexis Finoguenov, supervisor del estudio, ha destacado que "incluso en el pasado distante, hace casi 11.000 millones de años, las colisiones de galaxias sólo representan un pequeño porcentaje de las galaxias activas moderadamente brillantes". "En ese tiempo, las galaxias se encontraban más cercanas unas a otras por lo que las colisiones eran más frecuentes que en el pasado más reciente, por lo que los nuevos resultados son muy sorprendentes", ha concluido.

Compartir este post

Repost 0
Published by chaba
Comenta este artículo

Comentarios