Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
5 mayo 2012 6 05 /05 /mayo /2012 10:18

A veces llamadas estrellas fracasadas, las enanas marrones se encuentran a horcajadas de la línea que separa la estrella de los planetas. Demasiado grande para ser un planeta, pero carecen de suficiente material como para empezar la fusión y convertirse en una estrella de pleno derecho. Sólo fueron detectadas por primera vez en la década de 1990 y desde entonces sus orígenes han sido un misterio para los astrónomos. Pero unos investigadores de Canadá y Austria, ahora piensan que tienen una respuesta para la pregunta: ¿de dónde provienen de las enanas marrones?



Impresión artística de una enana Y, el tipo más frío de estrella enana marrón conocido. (NASA / JPL-Caltech)


Si no hay suficiente masa en una nube de material cósmico para comenzar a caer sobre sí mismo, colapsándose poco a poco bajo su propia gravedad para comprimir y formar una estrella, entonces ¿por qué hay enanas marrones? No son más que planetas de gran tamaño que no se encuentran en órbita alrededor de una estrella, similares a los planetas errantes. No son estrellas que se han enfriado como las enanas blancas, son algo completamente diferente. El material que forma una enana marrón, probablemente no debería haber tenido la suficiente masa o el suficiente impulso que inicie todo el proceso de su formación, pero sin embargo están ahí fuera… y ahora que sabemos cómo buscarlas, estamos encontrando muchas.

Entonces, ¿cómo se forman? Según las investigaciones de Shantanu Basu de la Universidad de Western Ontario y Eduard I. Vorobyov de la Universidad de Viena en Austria y de la Universidad Federal al sur de Rusia, las enanas marrones pueden haber sido arrojadas de otros discos protoestelares, donde se estaban formando, donde tendrían suficiente material para completar su desarrollo.

Basu y Vorobiov modelaron la dinámica de discos protoestelares, las nubes de gas y polvo donde se forman estrellas “reales”. Lo que encontraron fue que si se les da suficiente momento angular, es decir, suficiente rotación, el disco fácilmente podría expulsar grupos grandes de material sin dejar de tener suficientes material para formar con el tiempo su propia estrella.


Modelo de cómo un grupo de material de baja masa es expulsado de un disco (S. Basu / Vorobyev E.)

Los grupos expulsados ​​continuarían condensándose en un objeto masivo, pero nunca tendrían el suficiente material como para comenzar la fusión del hidrógeno. En lugar de estrellas, se convierten en enanas marrones, que irradian calor pero no como una verdadera estrella. Aunque en realidad no son marrones, sino que probablemente sean de color rojo oscuro.

De hecho un unico disco proto-estelar podría expulsar varias masas de material durante su desarrollo, lo que conduciría a la creación de varias enanas marrones.

Si se confirma este escenario como el origen de las enanas marrones, es lógico pensar que el Universo podría estar lleno de ellas. Puesto que no son muy luminosos y si muy difíciles de detectar a larga distancia, los investigadores sugieren que las enanas marrones pueden ser parte de la respuesta al misterio de la materia oscura.

“Podría haber en el universo una masa significativa encerrada en las enanas marrones y contribuir, por lo menos, con parte de la materia que falta”, dijo Basu. “Y la idea común de que las primeras estrellas en el universo primitivo eran sólo de masa muy alta también puede necesitar una revisión.”

En base a esta hipótesis, con el número potencial de las enanas marrones que podrían estar en nuestra galaxia, podemos encontrar que estas “estrellas fallidas” en realidad son bastante exitosas después de todo.

Compartir este post

Repost 0
Published by chaba
Comenta este artículo

Comentarios