Pozo formado por el colapso de las paredes de un túnel de lava en Marte revela la apertura de una cueva subterránea. Crédito de la imagen: NASA / JPL / Universidad de Arizona.
A principios del 2011 fue descubierto un cráter en la superficie de Marte, situado en las laderas polvorientas del volcán Pavonis Mons, gracias a la cámara HiRISE con una mancha oscura en su centro.

Cuando los componentes del equipo encargado de la HiRESE echaron un vistazo más de cerca con la cámara de alta resolución, se dieron cuenta de que el lugar es realmente una apertura de 35 metros de ancho que se abre hacia una caverna subterránea. Esta caverna es muy probable que sea una sección de un tubo de lava vació, restos de la antigua actividad volcánica de Marte.

Estas cavernas se forman a menudo en regiones volcánicas como esta, cuando los flujos de lava se comienzan a solidificar formando una corteza dura pero continúan fluyendo en su interior. Estos ríos subterráneos de lava pueden llegar a drenarse por completo, dejando vacío el conducto por el que han fluido

Basándose en las sombras se estima que el pozo está a unos 20 metros de profundidad. Pero, ¿cuánta cantidad de material de la superficie se ha acumulado en el fondo de la caverna? ¿Que causó el desplome del túnel de lava que dio a lugar a la formación de este cráter? Estas son preguntas que quedan sin respuesta.

En la imagen de HiRISE, en falso color, se aprecian los matices que denotan la textura y la composición del material de la superficie.